La adquisición del operador por parte de Masmóvil ha supuesto un antes y un después

La metamorfosis de Yoigo

Repasamos el recorrido del operador durante los últimos meses. El regreso a la convergencia junto a una renovación completa de su catálogo sientan las bases del nuevo futuro de la marca.

oferta de tarifa de fibra y móvil de Pepephone con regalo de Movilonia.com

Desde hace varios meses Yoigo se ha posado en la flor de Masmóvil. Los últimos cambios parecen cerrar el círculo para que eche a volar por sí misma.

Fue uno de los bombazos de 2016 en el sector telco. El 21 de junio Masmóvil se convirtió en el cuarto operador del mercado tras la compra de Yoigo. La adquisición, que no culminó hasta meses más tarde, era el pistoletazo de salida para la construcción de un nuevo operador que pueda medirse con los grandes OMR del mercado.

Desde entonces los cambios en el seno del operador no han cesado. Y, aunque a la compañía aún le queda mucho camino por recorrer si pretende mirar de tú a tú a sus rivales más directos, la metamorfosis de Yoigo ya es visible. Hemos recopilado los principales cambios del operador que celebra la diferencia desde que se masmovilizó.

Yoigo cierra sus frentes

Para poder equipararse con Movistar, Orange y Vodafone solo hay un camino: la convergencia. Bajo esta máxima, comenzó la transformación de Yoigo, que ya conocía este terreno tras una decepcionante alianza con Telefónica. De este, modo se comenzó a fraguar el que sería uno de los cambios más importantes para el operador y la base para construir esta nueva etapa dentro de Masmóvil.

Sin embargo, antes de presentar su propuesta había que zanjar algunos temas. Competir en este segmento con la escasa huella de fibra y ADSL con la que disponía era una decisión poco recomendable. Por eso en octubre de 2016 Masmóvil firmó un acuerdo con Orange para multiplicar por diez su huella de fibra óptica desde enero de este año (a pesar de que la alianza limita el acceso a un máximo de 250.000 líneas hasta 2019).

Por otro lado, Masmóvil acordó indemnizar con 11,1 millones a Movistar por el divorcio de Yoigo para usar la cobertura paraguas de Orange. Firmar la paz con Telefónica suponía, según el operador amarillo, «reducir el riesgo operativo en la migración de la red de Movistar a la de Orange, al realizarse de una forma ordenada y coordinada entre ambas partes».

La convergencia, lo primero para Yoigo

De esta forma, Yoigo ya estaba preparado para el lanzamiento de su apuesta convergente. Enero fue el mes elegido para conocer su nueva propuesta todo en uno que, además, venía acompañada de una renovación en sus tarifas móviles. Sin embargo, su vuelta no estuvo exenta de polémica.

La letra pequeña de sus Combinadas causó cierto malestar ya que, por ejemplo, no permitía hacer tethering (compartir Internet móvil). Así que, tras el revuelo creadoel operador dio marcha atrás y optó por regresar a las condiciones de siempre.

Por otro lado, un mes después de que arrancase la comercialización de sus tarifas convergentes, el operador añadió Las de casa, su oferta para aquellos que tan solo buscan tener Internet en su hogar. Sin embargo, a diferencia de las opciones de otros operadores, la compañía decidió regalar una línea móvil con un bono 500MB.

Yoigo se ha metido en un jardín plagado de competidores.

La renovación de la plantilla de Yoigo

En muchos casos, una empresa no vale tanto por su valor económico sino por el de personal que lo forma. En el caso de Yoigo, algunas de las personas que habían estado desde su desembarco en el mercado se vieron obligadas a abandonar el barco después de que se iniciase su nueva travesía capitaneada por Masmóvil.

Así, en enero la que había sido la responsable de comunicación durante una década, Masha Lloyd (conocida por su participación en el programa de El jefe infiltrado, de La Sexta), fue despedida junto a otros directivos del operador. Y dos meses más tarde otra de las principales cabezas visibles, Eduardo Taulet, exconsejero delegado de Yoigo, que tras la compra de la compañía continuaba en la empresa como asesor, también dejó su puesto.

La tarifa SinFín vs. la Inimitable

Mayo fue otro momento importante para Yoigo. Aunque no fue un mes de grandes novedades en la compañía, sí lo fue para uno de sus hermanos, Pepephone. El operador de lunares rojos decidía lanzarse a por todas con su nueva tarifa Inimitable con la que ofrece 19GB y 5.001 minutos por 19,9 euros al mes.

Al igual que Pepephone y Llamaya Móvil, Yoigo también estuvo presente en el salto al Mercado Continuo de Masmóvil.

La decisión suponía un cierto toque de atención para Yoigo que, a principio de año, había hecho crecer su SinFín hasta los 25GB y elevado su cuota mensual de 29 a 32 euros.

Yoigo no deja ningún cabo suelto

La marca se ha tomado muy en serio su regreso desde las tarifas convergentes, aunque no por ello ha descuidado el resto de su oferta. El mayor ejemplo se encuentra en su segmento de prepago que se renovó completamente a principios de junio.

De hecho, recientemente el operador ha ampliado las opciones con otra tarifa para aquellos usuarios que buscan hablar desde el móvil sin límite.

nuevas tarifas prepago de Yoigo

Las reformas de su oferta también llegaron a su oferta prepago.

Por otro lado, autónomos y pymes también han sido escuchados por el operador por primera vez. Sin ir más lejos, hace pocas semanas la compañía decidió lanzar sus Combinadas Pro, su oferta convergente dirigida a este tipo de público.

Las promociones de Yoigo son para todo el año

Regresar a un terreno como el de la convergencia, donde los principales OMR del mercado se muestran especialmente activos, no es fácil. Desde Yoigo tenían claro que para dar un impulso a su nueva oferta las promociones debían estar presentes.

Así, desde el lanzamiento de sus ofertas todo en uno en febrero, la compañía ha estado echando mano de este tipo de ofertas para seguir captando clientes. De hecho, desde el operador no han dudado en llamar la atención de los usuarios con promociones tan agresivas como ofrecer sus líneas adicionales a mitad de precio para siempre. Una manera sin duda llamativa para afianzar su cartera de clientes.

El futuro de Yoigo

Está claro que la adquisición de Yoigo por parte de Masmóvil ha supuesto un antes y un después para este operador. Después de comprar la compañía el grupo amarillo tuvo que decidir si prefería unificar las marcas o seguir compitiendo con diferentes enseñas para llegar a más perfiles de clientes.

Finalmente optaron por esta segunda vía y Yoigo se erigió como la marca del grupo para captar a un tipo de cliente que busca servicios premium.

Por el momento, al operador le queda mucho trabajo por hacer para lograr cautivar a este tipo de clientes. La televisión, uno de los principales valores diferenciales en la oferta de Movistar, Orange y Vodafone, sigue sin hacer acto de presencia en el operador a pesar de un pequeño acuerdo promocional con Netflix.

En cualquier caso, la fase larvaria de la metamorfosis del operador parece haber concluido en Yoigo. ¿Volarán los resultados esperados junto a este operador?

Cómo seguir conectado en verano sin fibra óptica ni ADSL

4G en lugar de fibra o ADSL

En España sale muy caro usar el móvil al volante

Categorías Masmóvil, Noticias, Yoigo

Sobre el autor

Comentarios

    Escribir un comentario