Todas las opciones posibles están ahora en nuestro bolsillo

Los smartphones, principales responsables de la muerte de locutorios y calling cards

La explosión de los dispositivos móviles, la de los OMV étnicos y las apps VoIP y de mensajería han acelerado su desaparición.

20.000 puntos gratis con Bnext
locutorio

En 2013 cerraron el 40% de los locutorios de Madrid.

Los smartphones son responsables de la muerte de muchos dispositivos que antes eran cotidianos (cámaras de fotos digitales, traductores de bolsillo, transistores de radio…) y ahora los teléfonos inteligentes están empezando a reemplazar a las tarjetas de crédito e, incluso, al dinero en efectivo. Se han escrito ríos de tinta sobre el ocaso de los SMS, también por culpa de los móviles y sus aplicaciones de mensajería gratuitas.

Hoy toca hablar de otras dos víctimas de los smartphones: los locutorios y las calling cards.

Cada vez hay más locutorios que echan el cierre

A principios de siglo -que aunque suene muy lejano, fue hace apenas 15 años-, los medios se hacían eco de la expansión de los locutorios telefónicos. El fenómeno, asociado a la inmigración en España, era entonces un próspero negocio. Acudir a uno era la forma más asequible de comunicarse con los familiares de sus respectivos países de origen.

Según un artículo publicado en el diario económico Cinco Días en 2001, la cifra de negocio que generaban oscilaba entonces entre los 30.000 y los 50.000 millones de pesetas (entre 180 y 300 millones de de euros, al cambio).

La cifra de locutorios en España hoy es difícil de calcular (principalmente por la falta de datos oficiales). Aunque según datos del Gremio de Locutorios de Cataluña, en los últimos cuatro años 500 locales han echado el cierre, bajando de 2.000 a 1.500 la cifra de locutorios en esta comunidad autónoma.

En 2013 se cerraron el 40% de los locutorios de Madrid y por aquel entonces apenas quedaban 800 en la comunidad, como recuerda este artículo de Eldiario.es.

Las razones de estos cierres bien pueden extrapolarse al resto del país. La proliferación de smartphones con aplicaciones de mensajería instantánea y de llamadas gratuitas han anticipado su muerte.

aplicaciones

Las appsde mensajería instantánea o VoIP permiten hacer llamadas gratis; basta con tener conexión a internet.

No es la única razón. La aparición de OMV étnicos como Lycamobile, Llamaya o Lebara Móvil ofrecen tarifas de llamadas internacionales muy asequibles. Ya no es necesario desplazarse a un locutorio para llamar a buen precio a otro país.

En 2012, cuatro de los cinco OMV con mayor número de líneas activas fueron operadores de este tipo: Lycamobile, Lebara Móvil, LlamaYa móvil y DIGI mobil. Entre las cuatro acumulaban entonces un total de 1,64 millones de líneas. Los OMV en España copaban entonces el 6,8% de cuota. Hoy este porcentaje asciende al 17%.

El plato fuerte de estos operadores son precisamente las llamadas internacionales a precios asequibles. En el caso de Lycamobile hay tarifas desde 120 minutos por 5 euros hasta 400 minutos más 500MB de datos por 15 euros. Lebara Móvil ofrece tarifas personalizadas para diferentes públicos: bonos latinos o llamadas a Europa a partir de 10 euros mensuales. Llamaya y DIGI mobil ofrecen tarifas similares. Y los locutorios tradicionales no pueden competir con estas tarifas.

El ocaso de las calling cards

También se puede decir que la desaparición de las calling cards está acelerándose por los mismos motivos. Para empezar porque se venden en locutorios. Para seguir, los grandes operadores como Movistar y Vodafone consideraron que su uso era fraudulento ya que se empleaba un número local para hacer llamadas internacionales.

calling cards

Una calling card es una tarjeta de cartón con un PIN y un número de acceso local.

Hoy en día las calling cards pueden comprarse a través de Internet y en algunos establecimientos. Su uso es sencillo: se trata de una tarjeta con un código PIN y un número de acceso local. Las tarifas son similares a las que ofrecen los OMV y varían dependiendo de los lugares a los que se quiere llamar.

Además de que el smartphone y las aplicaciones VoIP y de mensajería instantánea han motivado su debacle, lo cierto es que tienen otra desventaja: la complejidad de uso. Es mucho más fácil hacer una llamada buscando el número en la agenda que tener que dar varios pasos (comprar la tarjeta, llamar a un número, introducir el PIN, marcar el teléfono con el que se quiere hablar…)

¡No sin mi móvil! El 70% de los españoles no sale de casa sin revisar que lleva el smartphone

El uso de los españoles con el teléfono móvil
El viaje de la llamada de un móvil

Cómo gestionan los operadores móviles las llamadas de voz

Categorías Noticias

Sobre el autor

Manuela Orós

Tan virtual como real. Observadora, admiradora y entusiasta. Me gusta el café sin azúcar y la playa en invierno. Ah, y también escribo sobre movilidad y empresas.

Comentarios

    Escribir un comentario