Un Emoji vale más que mil palabras

Aplicaciones como Line han basado su fortuna en los ‘stickers’