¡Claro que somos «adictos» al móvil! ¡Y a la electricidad, al agua corriente…!

Se abusa a la hora de referirse a la nomofobia, un nuevo trastorno mental, porque la telefonía móvil es una tecnología relativamente reciente, pero cuyo uso se ha extendido en poco tiempo.