"Necesitamos tecnología para tener una relación más sana con la tecnología", señala

Thrive, la aplicación para appagar nuestra mente del móvil

Arianna Huffington, cofundadora del digital que lleva su apellido, desarrolla una plataforma que ayuda a desconectar del smartphone.

10 euros gratis con Bnext

Thrive es una aplicación para desconectar un rato del smartphone.

«Buscamos acabar con la epidemia de estrés y agotamiento que sufrimos ofreciendo a compañías e individuos soluciones sostenibles […] al crear una relación más sana con la tecnología». Bajo este propósito Arianna Huffington, cofundadora del Huffington Post, argumenta el nacimiento de Thrive, una aplicación que nace para ayudar a las personas a desconectar del smartphone.

Arianna Huffington: «Necesitamos tecnología para tener una relación más sana con la tecnología»

En 2016, y después de once años al frente del medio digital que lleva su apellido, Huffington se puso al frente de Thrive Global, empresa desarrolladora de la app que pretende convertirse en una opción para los adictos al móvil. Huffington ha presentado esta nueva plataforma en el marco de la conferencia de desarrolladores de Samsung Electronics que se ha celebrado en San Francisco.

Thrive llega al mercado a mediados de diciembre

La aplicación ve la luz el 15 de diciembre, y estará disponible para todos los dispositivos de Samsung con la que ha trabajado mano a mano para su creación. Pero, ¿en qué consiste Thrive?

En un principio, la aplicación se establece como un sistema de control en el que podremos configurar los límites de cualquier notificación. De este modo, cualquier llamada o mensaje se puede restringir en el grado que el usuario decida. Sin ir más lejos, es posible que Thrive advierta al remitente que el destinatario de un mensaje no está disponible.

Arianna Huffington, fundadora de Thrive

Arianna Huffington, fundadora de Thrive, junto a la presentadora del matinal Morning Joe, Mika Brzezinski. Foto de Marc Janks para Huffington Post.

Aunque no solo ofrece esa opción. Este sistema también da acceso a un registro que recoge el tiempo que se dedica a cada aplicación.

Según explica la creadora de la aplicación, «necesitamos tecnología para tener una relación más sana con la tecnología». Y bajo ese pretexto llega Thrive, una aplicación que será una realidad en poco tiempo pero que tendrá que verse la cara con otros nombres.

Thrive no está solo, existen muchas otras apps para desconectar

El objetivo de Thrive no es una novedad en el infinito ecosistema de aplicaciones. Durante los últimos años son muchos los nombres que han hecho su acto de presencia para que el móvil no se convierta en una distracción más que una ayuda. Y lo cierto es muchas de ellas, en mayor o menor medida, cumplen con su cometido.

Una de las más conocidas es Checky, la aplicación que dice sin paños calientes cómo de enganchados estamos al smartphone. ¿Cómo? Con datos. La app recoge todas las veces que uno mira el smartphone y, al final del día, elabora un informe para que ver cuál es el nivel de adicción.

No tiene por qué ser un calvario. Desconectar el móvil también puede ser algo divertido.

Y si ver cuántas veces miramos el móvil para hacernos una idea de nuestra adicción no es suficiente, habrá que adoptar otro tipo de medidas. En esta línea Flipd es una de las mejores alternativas al impedir al acceso a aquellas aplicaciones que escojamos durante el tiempo que sea preciso. Un candado con nuestro nombre cuya llave desaparece hasta el momento que nosotros hayamos decidido.

Por último, cabe decir que la adicción al móvil también se puede tratar de forma simpática y amena gracias a opciones como la de Forest (Bosque). Esta aplicación se afana en confiar en nuestro sentido de la responsabilidad con un funcionamiento sencillo. El usuario planta una semilla que a la media hora se convierte en un árbol. Si entramos continuamente a aplicaciones como Facebook se marchita y si no o hacemos, crece un árbol sano y fuerte en consonancia con nuestra productividad y concentración.

Objetivo: parar los pies a la nomofobia

Desde su aparición, el smartphone se ha convertido en un objeto de discordia en numerosas ocasiones. Porque lo cierto es que todos tenemos constancia de alguien que se ha llevado un rapapolvo por usar el móvil cuando está con sus amigos o una comida familiar. Es el lado oscuro de los smartphones que ha conducido a poner nombre a este tipo de actitudes.

Nomofobia, phubbing… son palabras que siguen ganando protagonismo en nuestra sociedad y cuyo futuro parece lejos de desaparecer. Aunque, como siempre, todo depende del uso que hagamos de él. Porque claro que somos adictos al móvil… ¡Y también a la electricidad, al agua corriente…!

Vía: El País

Samsung Galaxy Note 8, con permiso para despegar

Pepephone se salta la censura de Facebook jugando a los disfraces

Categorías Apps, Noticias
Etiquetas: nomofobia

Sobre el autor

Comentarios

    Escribir un comentario