Trazos Sistemas, la empresa que está detrás de estos nuevos terminales

Nuevas cabinas telefónicas: las que entran, por las que salen

Ante la inminente desaparición de los teléfonos públicos, llegan nuevos aparatos similares con una función muy concreta: un simple botón para contactar con el 112.

Los teléfonos públicos de emergencia llegan para cubrir el hueco que dejarán en un futuro cercano las cabinas telefónicas.

La completa extinción de las cabinas telefónicas es inminente. Su adiós es irreversible después del último informe de Competencia, que aboga por la supresión de la obligación de seguir manteniendo estos teléfonos fijos públicos al constatar su progresivo abandonoy falta de uso.

Sin embargo, ante esta realidad aplastante, una empresa madrileña ha decidido tomar cartas con el desarrollo de unas cabinas diferentes.

Se trata de Trazos Sistemas, una compañía que ha inventado un teléfono público con una función muy concreta: salvar vidas. Según recogen desde El Mundo, este aparato está compuesto por un único botón que permite pedir ayuda en casos de emergencia.

Una solución ideada sobre todo para todos pequeños municipios con un índice de población envejecida que no se desenvuelve con soltura con los smartphones y que pierden un aliado con la desaparición de las cabinas telefónicas convencionales.

«Hay muchas ocasiones en las que ocurre un incidente y las personas se bloquean. No saben cómo reaccionar. Ese shock hace que algo tan sencillo como recordar que tienes que llamar al 112 se te olvide. Con este teléfono de emergencia, el ciudadano solo tendrá que pulsar un botón y, al instante, una voz le contestará preguntando en qué puede ayudarle«, aseguran desde la compañía a este diario.

Teléfonos públicos de emergencia que toman el testigo de las cabinas

La reconversión de las cabinas telefónicas. Ante el aciago futuro de estos teléfonos públicos han aparecido algunas soluciones para darles una segunda oportunidad. Una de ellas es la desarrollada por iUrban, que permite utilizar estos módulos como puntos de carga o información.

El tiempo de las cabinas telefónicas se acaba, aunque su final deja espacio para la llegada de unos nuevos teléfonos públicos con un fin muy definido.

Además, cuenta con una gran ventaja: su reducido coste. El precio de estos módulos es de, aproximadamente, 1.000 euros, una cantidad «insignificante» para un municipio y que «puede ser la diferencia entre la vida y la muerte».

A eso se suma que no hay costes de mantenimiento ni de instalación. Estos teléfonos se conectan directamente a la línea telefónica del propio ayuntamiento o de otro edificio público sin la necesidad de que haya que dar de alta una nueva línea.

Por el momento, ya hay varios pueblos que han acogido estos teléfonos de emergencia. Uno de ellos es Campisábalos, en Guadalajara, donde el alcalde decidió instalar uno de estos aparatos ante la retirada de la última cabina telefónica de la localidad.

No obstante, desde Trazos Sistemas afirman que existen negociaciones avanzadas con otros municipios de Castilla y León, Navarra y Cataluña.

Trazos Sistemas, una empresa especializada en soluciones de comunicación

El desarrollo de estos teléfonos públicos de emergencia es una de las múltiples soluciones de emergencia fabricadas por esta empresa madrileña que colabora con organizaciones de la talla de Adif, Iberdrola e Indra, entre otras.

Además de este servicio, la compañía también forma parte de proyectos como Ok, una solución que permite abrir la puerta del garaje o del portal a través de una aplicación móvil instalada en el smartphone.

Temas relacionados seleccionados por la redacción:

Las cabinas telefónicas, una especie en peligro de extinción

¿Ha muerto la cabina telefónica? No, ahora es una obra de arte

Vallecas Telecom, la fibra del barrio

La DGT planea endurecer las sanciones por usar el móvil en el coche

Categorías Noticias
Etiquetas: cabina telefónica

Sobre el autor

Escribir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.