Cada vez menos personas utilizan un teléfono móvil básico

No tener smartphone genera exclusión social

Operadores, fabricantes y, en última instancia, usuarios, marginan los dispositivos más clásicos.

exclusión social por no tener smartphone

La sensación de los usuarios de teléfonos móviles tradicionales en la actualidad puede llega a ser de aislamiento.

¿Teléfono móvil o smartphone? Probablemente la mayor parte de los usuarios no aprecie ninguna diferencia entre ambas categorías de producto. Lo cierto es que no son exactamente lo mismo, aunque muchas veces estos términos se empleen como sinónimos.

Sin embargo, esto que parece una obviedad, no lo es tanto. La principal diferencia es que los smartphones o teléfonos inteligentes incorporan un sistema operativo y permiten utilizar múltiples aplicaciones conectadas a Internet, mientras que los teléfonos móviles o features phones utilizan un software mucho más básico, no suelen tener conexión a la Red y, si la tienen, las opciones son bastante más limitadas.

España es el país europeo con mayor penetración de smartphones, y ya estamos cerca de alcanzar los 30 millones de dispositivos; datos que arrojan algo de luz al destino inexorable que espera a los móviles clásicos.

Precisamente por estar inmersos en una sociedad 2.0 que no hace más que coquetear con la nomofobia (adicción al smartphone), todavía existen un reducto de usuarios que, al más puro estilo Astérix y Obélix, se resisten a caer en las redes de los teléfonos inteligentes.

Adaptarse o morir

«No lo necesito» suele ser el argumento más extendido entre estas personas, pero está claro que ni los fabricantes, ni los operadores, ni el resto de usuarios, se lo están poniendo fácil.

Los fabricantes, porque prestan poca atención a los teléfonos básicos, que suelen ser destinados, en todo caso, a mercados emergentes. Los operadores, porque relegan a una presencia meramente residual a servicios como los SMS; lo que es un síntoma inequívoco de la necesidad de un cambio. Además, fomentan el uso de smartphones para comercializar tarifas de Internet móvil, una de sus principales fuentes de ingresos en la actualidad.

no tener WhatsApp

A día de hoy ser usuario o no de WhatsApp puede significar estar aislado o conectado de la comunidad. 

Por último, es la propia sociedad la que presiona a los usuarios de teléfonos móviles clásicos a cambiarse a un smartphone. El éxito de aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, que han pasado la principal forma de comunicación en estos dispositivos, genera un sentimiento de aislamiento al no poder ser partícipe en conversaciones de grupo para quedar o hacer algún plan. Y esto es solo un ejemplo.

¿Qué es lo que suele pasar al final? Que estos usuarios terminan por ceder y caen en las redes de los smartphones. Adaptarse o quedarse aislado en casa y perder el contacto con los amigos que ya se modernizaron.

Temas relacionados seleccionados por la redacción:

Lo que el móvil se llevó

‘Phubbing’ o ¡Deja ya el p*** móvil y hazme caso!

Cómo comportarse en los grupos de ‘WhatsApp’

WhatsApp sigue siendo la referencia: 64.000 millones de mensajes al día

Más de 1.000 millones de smartphones vendidos en 2013

Bq presentará 4 nuevos smartphones el 21 de mayo

República Móvil lanza sus propias apps

Categorías Noticias
Etiquetas: smartphones

Sobre el autor

Redacción Movilonia.com

Portal de contenidos y servicios de telefonía móvil desde 2004. Movilonia.com fue el primer site especializado en ofrecer tarifas móvil de marca blanca y ofrece a diario la mejor información y actualidad sobre el sector telco.

Comentarios

  1. Edu
    Edu 9 mayo, 2014, 12:32

    La culpa de esta "exclusión" pertenece en mucha medida a las operadoras de telefonía móvil.
    Si los SMS costaran tan solo 1 0 2 centimos quizás estos servicios de mensajería instantánea
    no hubieran llegado a popularizarse tanto.
    Muchas operadoras ganan dóblemente porque te facturan datos y encima no han bajado el precio
    de los SMS, por tanto ganan por todos los lados. Otras si han bajado el coste del SMS a un
    céntimo o incluso regalan varios centeneres a costa de tener que contratar una tarifa de datos
    y costes de establecimientos de llamanda.

    A las personas mayores no les gusta tener que escribir en los moviles y prefieren las llamadas.
    Las nuevas generaciones tendrán cada vez menos problemas para adecuarse a las nuevas tecnologías
    pero aún así yo creo que los culpables de esta situación son las operadoras. Nadie debería sentirse excluido por tener un móvil básico. Y los que tienen smartphone aveces solo hacen uso de cuatro utilidades básicas de comunicación y se dejan un dineral en algo que apenas usan un 2%.

    ¡Saludos!

    Responder
    • heffeque
      heffeque 9 mayo, 2014, 18:25

      Yo diría que no crea exclusión social y que es más una chorrada como la copa de un pino que otra cosa.

      Yo uso un dumbphone y estoy de lo más contento y mi vida es de todo menos anti-social.
      Quien quiere contactar conmigo, me llama o me manda un SMS. Si no merece la pena una llamada o un SMS es que no merece mi atención, tan sencillo como eso.

      En un grupo de amigos, hay creo que solamente uno o dos que tienen/usan whatsapp y similares, el resto siguen usando llamadas y SMS. Ese grupo de amigos tampoco es que se pueda decir que se les esté excluyendo.

      En otro grupo de amigos, todos usan whatsapp menos mi pareja y yo, y aunque no hacen más que dar la tabarra con que nos pongamos whatsapp, en el fondo nunca, salvo algún despiste, se ha prescindido de nosotros cuando se han echo planes.

      Está claro que el problema es que hay gente que si no usas whatsapp no existes. A mi parecer los que se están excluyendo socialmente son ellos.

      Responder
  2. Ernesto
    Ernesto 9 mayo, 2014, 18:39

    El mismo fundador del whatsapp tenía y sigue teniendo un móvil básico para comunicarse.
    Uno de esos nokia ultra básicos. Y si el no necesita whatsapp ya me contarás..

    Responder
    • Juanpe
      Juanpe 11 mayo, 2014, 16:03

      Y el fundador de Idealista, el portal para comprar y vender casas vivía de alquiler. Haz lo que digo pero no lo que hago

      Responder
      • heffeque
        heffeque 11 mayo, 2014, 16:56

        Idealista también sirve para mirar pisos de alquiler, o sea que en este sentido, la comparación no es válida.

        Responder
  3. Sole
    Sole 11 mayo, 2014, 14:38

    Quizá el termino "exclusión social" parece muy fuerte pero si que es cierto que la gente que no tiene Whatsapp al final se va quedando arrinconada. De forma casi inconsciente tiendes a comunicarte menos con ellos porque los mensajes no sólo cuestan dinero, sino que también les obligas de alguna manera a que ellos también se lo gasten para responder y tienen muchas limitaciones: sólo 160 caracteres como mucho, sin fotos ni iconos ni otras cosas que tiene Whatapp. Al final casi todo el mundo acaba claudicando si quiere estar dentro del grupo como pasó hace 10-15 años con los móviles. Había quien se resistía a comprarse uno y todos al final acabaron pasando por el aro.

    Responder
    • heffeque
      heffeque 11 mayo, 2014, 15:42

      Existe algo llamado "hablar por teléfono". En una cantidad mucho más reducida de tiempo en que se tarda en escribir 20 mensajes ida y vuelta entre dos personas, se consigue comunicar muchísimo más y no hay tantos malentendidos por existir el denominado "tono de voz" que es inexistente en la mensajería instantánea.

      Responder
  4. Mike
    Mike 12 mayo, 2014, 10:40

    Sí que hay 'exclusion social' (llamadlo como querais), pero es doble: en primer lugar la de los propios usuarios de esas apps y de smartphnes en general, que se aislan del resto del mundo; y en 2º lugar la de las personas que no utilizan estos servicios, que de forma directa se ven afectados por este fenomeno.

    Sobre esas segundas personas, pasa SI O SI. Y estoy convencido de que tarde o temprano se pasaran a un smartphone. Sea por la razon que sea.

    Responder
    • heffeque
      heffeque 12 mayo, 2014, 19:22

      A parte de mi dumbphone, que es el móvil que uso principalmente, tengo un smartphone (el que me ha dado la empresa donde trabajo) y ni le he instalado whatsapp, facebook, etc ni se lo pienso instalar. Lo único que tengo instalado es Skype, y es por motivos de trabajo. Por lo demás, todo aplicaciones útiles (mapas, multimedia, passwallet, airdroid y cosas así).

      Para mantenerte en contacto y socializar con la gente no es para nada necesario el uso de esas aplicaciones.

      Responder

Escribir un comentario