Mamá, ¡quiero un móvil!

Mamá, ¡quiero un móvil!
Mamá, ¡quiero un móvil!

01/11/2008.- Es el regalo estrella. Cuando llega la Navidad, el cumpleaños o la comunión de cualquier niño, en su lista de peticiones no suele faltar una: «quiero un móvil».

Ahí están los datos: el 60% de los chavales españoles de 10 a 14 años ya tiene un terminal a su disposición, y la moda va en aumento. Tanto es así, que se estima que, en 2010, tres millones de niños españoles de 6 a 10 años tendrán un móvil en el bolsillo.

Es entonces cuando surgen las dudas de los padres: ¿se lo debo comprar ya? ¿No es un poco pequeño? ¿Cómo controlo su gasto? Todas estas cuestiones son las que vamos a intentar responder, con la ayuda de la psicóloga Mónica Carrasco, de ISEP Clínic: «La pregunta clave es ¿a qué edad?, pero para responderla hay que tener en cuenta cómo es el niño, su nivel de compromiso, su responsabilidad y su madurez. En general, la mejor edad sería la adolescencia, cuando el niño comienza su camino hacia una autonomía e independencia emocional».

¿Para todos?

Lejos de ser una fuente de conflicto, lo que habría que intentar es que el teléfono ayudara a satisfacer las necesidades de padres e hijos, y esto es posible siempre y cuando el móvil llegue a manos de los chavales a la edad adecuada.

Así lo defiende Mónica Carrasco: «Llega un momento en el que el niño comienza a realizar más actividades al margen de la familia y es ahí cuando el móvil puede ser un buen instrumento para que haya un contacto fluido entre padres e hijos. Además, se puede utilizar como refuerzo o incentivo, al igual que todo lo que produzca motivación para el joven. El móvil puede ser un gran aliado para los padres en cuanto a la marcación de límites y responsabilidades».

Pero, por supuesto, si esto tiene ventajas para los padres, también las tiene para los hijos: el teléfono bien empleado puede hacerles desarrollar un mayor sentimiento de autonomía, lo que les da una dosis extra de seguridad a la hora de desarrollar sus actividades.

Pero un móvil, en manos de un niño, puede tener otras consecuencias mucho menos gratificantes. De todos los menores españoles que disponen de uno, el 23% ya ha visto contenidos violentos, el 37% materiales pornográficos y el 19%, navegando por la Red desde su terminal, ha tenido acceso a contenido ilegales.

Las operadoras ya se han puesto manos a la obra y, a finales del año pasado, movistar, Vodafone, Orange y Yoigo firmaron un Código de Buena Conducta, para fomentar el correcto uso del móvil entre los menores. De esta forma, las compañías se han puesto de acuerdo para establecer un sistema de filtros y códigos de seguridad, que impedirán el acceso a contenidos inapropiados.

En algunos casos puede ser beneficioso

Pero no sólo el contenido puede suponer un problema para un niño que no esté preparado para tener su propio celular. Según señala la psicóloga Carrasco, éste podría afectar de alguna manera al desarrollo de algunas capacidades: «En principio no habría ninguna afectación a nivel cognitivo, pero otro tema diferente es su desarrollo afectivo y de la personalidad, que si puede verse perjudicado si el teléfono se utiliza sin control. Pero el uso del móvil de forma razonable puede incluso ser beneficioso para los jóvenes, porque les permite mantener su red de amistades y sentirse respaldados por su grupo de iguales».

Otro tema importante, y que cada vez suscita más quejas, sobre todo entre el profesorado, es el de la deformación del lenguaje que están generando las nuevas tecnologías. En este caso, la responsabilidad está compartida entre la Red y la telefonía móvil.

Los jóvenes han encontrado en los chats -sobre todo en el Messenger– y en los SMS una nueva forma de comunicarse a través de la escritura. Pero esa escritura se ha ido deformando, debido a la inmediatez y a la libertad de no tener ninguna supervisión.

El recorte de palabras, los símbolos y la indiferencia de la ortografía están cada vez más presentes en las comunicaciones entre los jóvenes, lo están normalizando de manera preocupante y están saltando poco a poco de las pantallas a los folios, como señala Mónica Carrasco: «El uso de este lenguaje está afectando de forma muy negativa al aprendizaje del lenguaje escrito, lo que se traduce sobre todo en un gran aumento de las faltas de ortografía».

Compartir
Facebook
X(Twitter)
LinkedIn

Temas relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableMovilonia Networks España, S.L. +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Movilonia Networks España, SL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SiteGround que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad