¿Cuáles son y cómo detectarlas?

SIM Swapping, slamming, wangiri… La guía del fraude telefónico

En los últimos años han proliferado numerosos términos ligados a técnicas empleadas para hacerse con información sensible a través de móviles.

El móvil es una potencial herramienta para amigos de lo ajeno que buscan suplantar nuestra identidad o robar datos.

La telefonía se ha convertido en el territorio preferido de cualquier amigo de lo ajeno. En los últimos años, los móviles son una de las principales vías de entrada de malware y software espía que buscan hacerse con toda la información sensible que albergan estos dispositivos.

Cada poco tiempo aparecen nuevos términos que hacen referencia a las diferentes estrategias utilizadas y que siempre conviene tener en cuenta para no caer en ninguna trampa de fraude telefónico. ¿Cuáles son? ¿Cómo es posible detectarlos?

SIM Swapping, una estafa a la orden del día

Se trata de una de las estafas más comunes en la actualidad. Antes de nada, el ciberdelincuente recopila numerosa información sensible a través de correos electrónicos o llamadas fraudulentas.

Una vez obtenidos suficientes datos, este realiza un duplicado de la tarjeta SIM con el objetivo de recibir SMS de confirmación que los bancos envían al móvil cuando un usuario realiza cualquier operación. Esta suplantación de identidad se puede llevar a cabo de una manera más o menos sencilla ya que, a pesar de que es necesario presentar el DNI o responder a preguntas personales, hay quienes consiguen esquivar estos métodos de seguridad.

Quedarse sin cobertura en el móvil sin ninguna razón puede ser la primera señal en ser víctima de la estafa conocida como SIM Swapping.

¿Pero y cómo se da cuenta el usuario de ser víctima de esta estafa? Una de las principales señales está asociada con la cobertura. El delincuente, al insertar la SIM duplicada en un móvil, provoca que nuestro terminal se quede sin señal móvil. De este modo no es posible navegar por Internet y realizar llamadas sin motivo aparente.

Si este problema persiste lo mejor es contactar con el operador y verificar si se ha procedido al duplicado de la tarjeta SIM. Si es así, lo primero es contactar con el banco para que tenga total constancia de esto y realizar una denuncia en la policía.

Vishing o la estafa de la doble llamada

Un número desconocido enciende la pantalla del móvil. Al otro lado se encuentra, supuestamente, nuestro operador de telefonía para avisar que la factura mensual se va a incrementar en varios euros más. Poco más tarde, una nueva llamada, esta vez de otro operador, avisa al usuario de que puede contratar sus servicios con una oferta difícil de rechazar. Pero nada es cierto.

Se trata del timo de la doble llamada, también conocido como vishing, una estrategia utilizada por algunas compañías para ganar nuevos clientes. En algunos casos, esta llamada alude a la organización de consumidores Ocu para dotar de mayor realismo el relato, aunque desde la propia asociación, precisamente, se encargan de establecer una serie de pautas para no caer en este engaño.

Porque esta estafa tiene algunos denominadores comunes. La cuantía de la subida suele superar los 10 euros y se produciría de manera inminente. Sin embargo, la realidad es que, cuando una compañía decide incrementar el precio de sus tarifas, lo hace con un incremento de entre 1 y 5 euros. Y, además, se comunican con 30 días de antelación.

Al final, se trata de una estafa que intenta aprovechar el descontento de los clientes con su compañía de telefonía con una excusa tan falsa como real, las subidas de precio.

La estafa de la doble llamada golpea a Vodafone

Slamming: ¿Quién me ha cambiado de operador?

De una forma similar al vishing, esta técnica tiene como fin cambiar al cliente de compañía. No obstante, mientras que a través de la primera el cambio se realiza a través de un par de llamadas, en este caso el usuario no se percata de que ha cambiado de operador.

Recibir una factura de un operador desconocido, o que el operador actual deje de prestar servicio, son señales que deben alertarnos de ser una posible víctima de slamming.

Wangiri: llamadas perdidas en el móvil

El bombardeo de llamadas perdidas en el móvil con una numeración tiene nombre: wangiri. Se trata de un fraude que comienza con nuestro terminal siendo el objetivo de múltiples llamadas que se cortan de manera inmediata.

La primera reacción es llamar al número para saber quién hay detrás, pero lo mejor es no devolver la llamada. Porque el objetivo no es otro que recaudar dinero ya que esa comunicación se tarificará como una llamada a un número premium o internacional. Pero eso no es lo peor: los estafadores intentarán que la comunicación sea lo más larga posible con locuciones o música de espera para obtener un mayor desembolso.

Para evitar ser víctima de este fraude telefónico tan solo es necesario no devolver este tipo de llamadas con numeraciones raras. En caso de duda, también es posible introducir el número en Google para verificar su procedencia y contrastar si se trata de una estafa.

Smishing, los SMS como cebo

No todas las estafas telefónicas se producen a través de una llamada, sino también a través de SMS. Así es como nace el conocido como smishing, una forma de pishing que se produce a través de mensajes de texto.

Se trata de una de las estafas más peligrosas y más han crecido en los últimos años ya que, tal y como advierten desde la empresa de ciberseguridad, Norton, «las personas tienden a confiar más en los mensajes de texto que en los mensajes de correo electrónico».

A través del smishing, los atacantes intentan recabar información sensible, como números de tarjetas de crédito. En el caso de picar en esta trampa, es conveniente que la víctima se ponga en contacto con su entidad bancaria y evitar cargos fraudulentos.

La estafa de FedEx, como ejemplo

Según Avast, una de las principales empresas de productos de seguridad y privacidad digital, en las últimas semanas numerosos usuarios de móviles están recibiendo mensajes SMS que esconden un enlace a un troyano bancario bautizado como Flubot. Como excusa, los ciberdelincuentes se hacen pasar por la empresa de mensajería FedEx y solicitan instalar un app de seguimiento del paquete enviado. No obstante, esta aplicación lo que hace es robar credenciales y otros datos personales. En caso de estar infectado bajo este virus, lo mejor es reiniciar el móvil en modo seguro y desinstalar la app desde ahí. Además, también conviene actualizar las contraseñas de cualquier servicio, sobre todo las plataformas bancarias.

No Red sí tiene gigas de sobra en sus nuevas tarifas

Movistar Juegos

Movistar Juegos, nuevo servicio de suscripción para Android

Etiquetas: estafa

Sobre el autor

Álvaro Ballesteros

Gasto mis palabras en escribir artículos sobre tecnología y telecomunicaciones. Gran seguidor de la combinación del café-modo avión.

Comentarios

  1. Madrid = Espana
    Madrid = Espana 11 mayo, 2021, 18:01

    Leer este tema me ha puesto muy cachonda y humeda total.

    Responder

Escribir un comentario

Tu correo electronico no será publicado.
Los campos requeridos están marcados*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.