Se espera que el cese completo se produzca en 2023

Última llamada: Francia comienza a prescindir de la telefonía fija

A partir de noviembre Orange deja de comercializar nuevas líneas fijas de teléfono. Aquellos clientes que quieran seguir teniendo un teléfono de este tipo deberá optar por uno que funcione a través de Internet.

oferta de tarifa de fibra y móvil de Pepephone con regalo de Movilonia.com

En Francia, cuna de Orange, el operador colgará definitivamente sus servicios de telefonía fija en el año 2023.

Los teléfonos fijos en Orange acaban de recibir una llamada no muy esperanzadora. A partir de noviembre, Orange el operador incumbente en Francia, desconectará en este país la telefonía fija, al menos tal y como se concibe hasta el momento.

A partir de ese mes, el operador deja de comercializar nuevas líneas fijas, por lo que aquellos que quieran seguir teniendo uno de estos números en casa deberán renovarse con terminales que funcionen a través de Internet con tecnología IP.

La decisión permitirá llevar conexiones a Internet a aquellas zonas remotas que todavía no tienen acceso

Según informa France24, en el país galo existen 20 millones de usuarios de telefonía fija. Sin embargo, tal y como informa el mismo medio, las llamadas comerciales a estos números, así como el auge de los smartphones, ha provocado que cada vez más franceses prescindan de la red telefónica conmutada, conocida por sus siglas RTC.

Sin embargo, la decisión de Orange de abandonar la telefonía fija tradicional encuentra un pequeño escollo: el de los usuarios que no tienen acceso a Internet. En concreto, se estima en 9,4 millones el número de abonados que no dispone de acceso a fibra óptica o ADSL, por lo que sería imposible el reemplazo por los nuevos modelos.

Ante esto, Orange ofrecerá a estos usuarios una caja que integre un dispositivo con acceso a los servicios de telefonía, televisión por cable e Internet. De hecho, a pesar de este contratiempo, en declaraciones a Le Parisien, Laurent Benatar, director del sistema de información del operador, asegura no haber observado «reticencias de ningún tipo frente a esta tecnología» en la región de Bretaña, donde ya han llevado a cabo experiencias piloto en 14 localidades.

2023, el año definitivo de su adiós

Ante esta evolución, que se prevé que culmine en 2023, se espera que se produzcan varios efectos. Uno de los más positivos es que este avance permite extender el acceso a Internet a aquellas zonas más remotas y que aún no disponen de esta tecnología.

Otro de sus consecuencias incumbe principalmente a las empresas francesas. Se estima que un 70% sigue utilizando la vieja red, por lo que deberán adaptar sus actuales sistemas de fax, alarmas, dispositivos de pago o llamadas de emergencia de ascensores con los nuevos servicios de telefonía fija.

Así se pondrá fin a más de un siglo de historia desde que se creó la primera red telefónica en la capital francesa, París.

A partir de noviembre la telefonía fija comienza un viaje hacia su extinción tal y como se conoce hoy en día en Francia.

España, el teléfono fijo también pierde adeptos

En nuestro país el teléfono fijo tampoco atraviesa su mejor momento. De hecho, desde febrero de 2017 el número de líneas móviles duplica al de líneas fijas. Por ello, no es raro que en España existan diversas posibilidades para prescindir de este tipo de servicios.

El ejemplo más claro por su firme apuesta es el de Pepephone, que desde comenzó a comercializar sus servicios de Internet en casa nunca ha incluido el teléfono fijo. La idea ha calado hondo en el mercado, ya que otras compañías como Lowi tampoco lo incluyen.

Otros operadores como Jazztel adoptan una solución intermedia y dejan a elección del usuario contar con el servicio de telefonía fija de manera opcional.

Comparativa con todas las opciones de ADSL sin teléfono fijo

Los smartphones, la guadaña de las cabinas y la telefonía fija

Sin salir de España, el destino marcado a la telefonía fija en Francia es similar al de las cabinas telefónicas en nuestro país. Aparatos que desde la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ya han puesto la cruz tras un análisis remitido a la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y Agenda Digital (SESIAD).

Competencia pone la cruz a las cabinas telefónicas

Se trata de un estudio que contempla la supresión de la obligación de mantener las cabinas telefónicas y guías de uso público.

La predominancia de la telefonía móvil en nuestro país, que a finales de 2017 ya superaba los 52 millones de líneas, ha terminado relegando a las cabinas telefónicas, cuyo único salvoconducto pasa por reinventarse como puntos de carga USB o guías de ciudades en algunos casos.

Puntos de carga y oficinas turísticas: ¿Es este el futuro de las cabinas telefónicas?

Ahora parece que a medio y largo plazo la telefonía fija podría seguir el mismo camino que el de las cabinas telefónicas. ¿Llegará también el momento en nuestro país de colgar definitivamente este servicio?

Temas relacionados seleccionados por la redacción:

Seis provincias españolas se quedan sin números fijos

Cuánto cuesta la identificación de llamada del fijo en cada operador

El lío del fútbol de Opensport: a la espera del informe bancario que exige Movistar

La fibra de Movistar brota también gracias a Orange, Vodafone y Masmóvil

Categorías Noticias

Sobre el autor

Comentarios

    Escribir un comentario