Menos smartphones, más libros

El problema radica cuando se escribe de la misma forma en WhatsApp que en un examen.
El problema surge cuando se escribe de la misma forma en WhatsApp que en un examen.

29/10/2014.- Los estudios están para ser refutados. Hace unos meses salieron a la luz las conclusiones de una investigación llevada a cabo por el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) en el que se explicaba que los hábitos de escritura de los jóvenes en redes sociales y plataformas como WhatsApp no influyen en sus conocimientos de ortografía.

Sin embargo, no parece que los profesores y catedráticos lo tengan tan claro, teniendo en cuenta su preocupación por los continuos errores lingüísticos mostrados por los estudiantes españoles. Y no es que culpen a las nuevas tecnologías de este hecho, sino que pretenden convencer del buen uso de las mismas.

Lo fundamental es que todo hablante sea capaz de cambiar de registro; si alguien está escribiendo un mensaje con el móvil y utiliza ciertos sistemas de abreviación por economía de medios, no es algo reprobable, pues las abreviaciones han existido siempre. El problema surge cuando no se es capaz de cambiar de registro ni de redactar un texto en un examen y se utiliza también ese sistema de abreviación, sin tener en cuenta las reglas ortográficas”, explica el catedrático de Lengua y Literatura de Educación Secundaria en Valladolid, Francisco Gallego a El País.

El problema de la inmediatez

Si hay una característica que hace destacar a las redes sociales y a las aplicaciones de mensajería, ésa es la posibilidad de compartir cualquier cosa al momento. Una inmediatez que también lleva a errores, ya que no se revisan los textos para buscar posibles fallos ortográficos o gramaticales.

“Las redes sociales hacen que escribamos más, todos somos editores en nuestras redes. Pero escribimos de una manera más inmediata, no es un uso lingüístico muy reflexivo. Falta adecuación lingüística, se escribe igual a un profesor que a un amigo, hay falta de diferenciación de géneros discursivos”, aseguran Laura Llanos y Milka Villayandre, del departamento de Filología Hispánica y Clásica de la Universidad de León.

Por su parte, Ignacio Bosque, miembro de la Real Academia Española y catedrático honorario de Lengua Española de la Universidad Complutense de Madrid, lo tiene claro: «Un déficit muy grande en la capacidad de escribir en las universidades, pero esto no es culpa de las nuevas tecnologías, es que se lee muy poco. Únicamente se escriben y se leen textos muy breves por Internet».

Lo mejor, como siempre, es buscar el equilibrio.

Compartir

Temas relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableMovilonia Networks España, S.L. +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Movilonia Networks España, SL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SiteGround que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad