Sobran las palabras

Los emojis o emoticonos han pasado a formar una parte fundamental de nuestros chats
Los Emoji o emoticonos han pasado a formar una parte fundamental de nuestras conversaciones.

04/05/2015.- Una imagen vale más que mil palabras, y un Emoji también. Mantener una conversación a través del móvil es algo que puede volverse aburrido si no se le añade algo de color y alegría. Una flamenca, una ‘caquita sonriente’… son unos buenos ejemplos de que cualquier conversación sin la existencia de algún icono de este tipo es propensa a convertirse en algo aburrido. Tanto es así, que una reciente encuesta llevada a cabo por Match.com entre solteros americanos mostró como el 54% de los encuestados que usaron emojis mantuvieron relaciones sexuales por 31% que no tuvieron al no echar mano de estos emoticonos.

Sin duda, han pasado a formar una parte esencial y permanente cada vez que abrimos cualquier aplicación de mensajería instantánea. En la actualidad, encontrar conversaciones en apps como WhatsApp, Line o Telegram en el que no haya ningún icono es una tarea que tan sólo puede ser encomendada a míticos buscadores de reliquias como Indiana Jones. ¿Estoy contento? Para qué escribir, tengo cinco emoticonos diferentes para dar a entender en qué grado de felicidad me encuentro. Los emoticonos han pasado a ser un reflejo de nuestro día a día. Algunos, incluso ya ven emojis en lugar de caras…

emoji_C1

Concienciar, el último objetivo de los Emoji

Pero, ¿qué mejor uso que para lanzar un mensaje con el que hacer reflexionar a las personas? Para ello una cara conocida vale mucho más que cualquier palabrería o dato, y los emoticonos lo son. El último ejemplo lo encontramos en el vídeo promovido por la ONG SAVE con un mensaje muy claro: «No escribas y mueras».

Pero no es el único caso. AXE, la famosa compañía de desodorantes, también usó la misma línea para concienciar a las personas sobre los peligros que conlleva escribir y conducir al mismo tiempo.

emoji_C2

Campañas que bajo otro punto de vista intentan demostrar cómo conducir y usar el smartphone son, por el momento, hechos totalmente incompatibles. A ello ayudan las últimas investigaciones y vídeos que muestran a las personas escribiendo en sus smartphones con las posteriores consecuencias.

Sin embargo, estos emojis no sólo han sido usados para prevenir accidentes de tráfico. Si no que se lo pregunten a la famosa ‘caquita sonriente de WhatsApp’, empleada por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) para la realización de un vídeo con el que prevenir el cáncer de colon, una de las enfermedades más comunes en nuestro país con 32.000 nuevos casos cada año.

Series y películas a base de Emoji

Retomamos nuestra seria favorita pero no recordamos bien por donde nos hemos quedado. Tranquilidad, los emoticonos también nos ayudan a esta difícil tarea, aportando siempre su tono distendido. Game of Phones es un buen ejemplo de hasta donde pueden llegar los emoticonos a contar cualquier historia, yendo directamente al grano. O eso o, al menos, echarnos unas risas como aficionados al universo creado por George R.R. Martin.

Y si estamos aburridos de nuestra serie o película, siempre se puede realizar tu propia producción, sin tener nada que envidiar a las mejores sagas de Hollywood.

Los Emoji, fuente de cultura

Formar parte del día a día de millones de personas alrededor del mundo tiene además otros potenciales como el de dar a conocer la cultura de tu país. Para ello conocimos el último gran movimiento para mostrar otro de los tópicos por los que es conocida mundialmente España, al menos desde el punto de vista gastronómico: la paella.

A pesar de las iniciativas para que se convirtiera en un emoji de WhatsApp, llegando a su inmensa bolsa de usuarios, fue Line quien se adelantó a su competidora creando su propio sticker coincidiendo con la festividad de la Comunidad Valenciana, las Fallas.

emoji_C3

Concienciar, mostrar el estado de ánimo de cada uno… Al final, los emoticonos han creado su propio lenguaje con el que muchas veces sobran las palabras.

Temas relacionados seleccionados por la redacción:

Smartphone al volante…

Manda ‘a la mierda’ al cáncer de colon

Game of Phones

Que no se le pase el arroz a tu smartphone

WhatsApp y madres, una relación turbulenta

“Un ‘emoji’ vale más que mil palabras”

Compartir

Temas relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableMovilonia Networks España, S.L. +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Movilonia Networks España, SL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SiteGround que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad