Su mala fama y las tarifas de datos móviles, sus principales enemigos

Los Pelochos y Tidós agonizan por culpa de Internet

Los ingresos de los grandes operadores por las líneas 90X y 118XX han descendido significativamente en la última década.

ofertas de telefonía

Internet ha acabado con la popularidad de los Pelochos (11888) y también con Tidós, el súper héroe del 11822, de Telefónica.

Todo lo bueno se acaba. Esta afirmación es una de las múltiples lecciones que los grandes operadores del mercado tienen bien aprendida. A lo largo de los años, todos han encontrado diversas vías para aumentar sus ingresos que, antes o después, dejan de dar sus frutos. Les sucedió con los SMS y ahora otra de las minas de oro que se les está agotando es la de los números de tarificación especial.

La facturación de los números 902, 905, 118… se ha desplomado en los últimos años. Si hace una década estos números de teléfono reportaban a los operadores unos ingresos de más de 117 millones de euros al año, en la actualidad no llegan ni a los 20 millones, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) correspondientes a 2016.

Adiós a una mina de oro: los números de tarificación especial pasan de moda

Buscando una alternativa a los 902. Muchas empresas cuentan con una línea 901 o 902 como línea de atención al cliente, pero algunas páginas Nomas900.com proporcionan números locales equivalentes para poder llamar sin sobrecostes.

La popularización de los números de tarificación especial supuso un importante respaldo a la cuenta de resultados de los grandes operadores. En aquellos los usuarios llamaban a los números 188XX para conocer al instante números de teléfono y todo tipo de información y servicios (reservas, el tiempo…)

Tal era su gancho, que en España los Pelochos, las mascotas del número 11888, llegaron a ser tan famosos (o más) que Trancas y Barrancas, de El Hormiguero.

Y estos peluches colorados con forma de ocho no fueron los únicos que bebieron de las mieles del éxito. El súper héroe Tidós, que debía su nombre al 11822, de Telefónica, también protagonizó numerosas campañas publicitarias.

Sin embargo, los días de vino y rosas se esfumaron tanto para estos personajes como para los servicios que anunciaban.

De facturar más de 100 millones de euros al año a poco más de 19: Así se han desplomado los números de tarificación especial

Tidós

Se vende Tidós. Telefónica diseñó a Tidós, un personaje que recuerda bastante a Buzz Lightyear. Hoy en día es posible hacerse con uno de estos muñecos en portales de anuncios entre particulares por unos 10 euros.

Solo durante 2008 los números 118 ingresaron 104,1 millones de euros.

Por su parte, las números del tipo 902 (donde también se incluyen aquellos orientados a servicios del tarot y para adultos, como los 803, 806 y 807), generaron otros 25,5 millones de euros. En total las líneas de tarificación adicional reportaron 129,6 millones de euros a los operadores.

Nueve años más tarde, también según los datos de la CNMC, esas cifras han descendido drásticamente. En 2016 los 118XX solo ingresaron 19 millones de euros. Por su parte, las líneas 90x y 80x se quedaron en 28,4 millones de euros en total.

Y la cifra sigue decayendo. En los tres primeros trimestres de 2017 (los últimos datos publicados hasta la fecha), los ingresos de los 188XX fueron de 4,2 millones de euros por trimestre y de 2,1 millones de euros en el caso de los 90x y 80x.

Cabe aclarar que estas cifras son las ofrecidas en llamadas de fijo a fijo, ya que la CNMC muestra en ambos casos estos números por separado, lo que no ocurre en las llamadas de móvil a fijo.

Las razones de la caída en desgracia de los números de tarificación especial

Una de las principales causas que explica el descenso de los ingresos de estas líneas es la presión de los consumidores, que se quejaban del alto coste que tenían que asumir para contactar con ciertas empresas. Por ejemplo, según Competencia, el precio de un minuto a un 118XX sale por unos 5,5 euros /entre 1,88 y 11,92 euros).

El precio medio por minuto de una llamada aun 118XX es de 5,5 euros

En el caso del precio de los 902, la CNMC apunta a que “es elevado” porque es el propio operador el que establece el precio que considera oportuno. Por eso cada vez hay más compañías que están dejando de lado este tipo de números.

Liberty Seguros o Renfe son algunos de los nombres que han suprimido este tipo de números en los últimos meses.

Y sobre este asunto se pronunció en 2017 el Tribunal de Justicia de la UE, que fijaba que el coste de una llamada a una línea telefónica de atención al cliente no puede exceder del coste de una llamada a una línea telefónica fija geográfica o móvil estándar.

Tener acceso a Internet en la palma de la mano para localizar cualquier dirección o teléfono y poder hacer reservas está acabando con el trabajo de los Pelochos y del resto de servicios de información telefónica 118XX.

Pero la principal razón del desplome de los números de tarificación especial se encuentra en la popularización de las tarifas de Internet móvil, que permiten consultar datos en cualquier parte. Así, mientras que en 2010 solo 7,6 millones de líneas móviles contaban con un plan de Internet móvil, al cierre del tercer trimestre de 2017, ya había 42,3 millones de números con acceso a la Red.

Y, por otro lado, a pesar de asociar estos números de tarificación especial a personajes tan entrañables como los Pelochos, lo cierto es que están líneas tienen una muy merecida mala fama.

Las ocasiones en las que Competencia ha tenido que actuar por uso irregular de este tipo de numeraciones no son aislados. En relación a los 118, hasta enero de 2017, el órgano regulador resolvió 16 expedientes sancionadores.

La reinvención de Digi: prepara su salto a la fibra y tarifas convergentes

Nutribén retira Nutrispoon, la cuchara + palo selfie para que los niños vieran al avioncito

Categorías Noticias, OMR

Sobre el autor

Escribir un comentario