Considera que debía haber obtenido el consentimiento expreso de los clientes

Cobrar por la identificación de llamadas, un abuso de Movistar según el Supremo

El órgano jurisdiccional ratifica que la cláusula por la que la compañía aplica un recargo supone la «imposición de un servicio oneroso no contratado».

oferta de tarifa de fibra y móvil de Pepephone con regalo de Movilonia.com

Movistar se ha topado con un muro llamado Tribunal Supremo.

Hace ya 18 años que Telefónica comenzó a cobrar por el servicio de identificación de llamadas en el teléfono fijo. Poco tiempo después el operador dejó de hacerlo, pero en 2008 volvió a aplicar, de forma unilateral, un cargo por este servicio. Desde entonces Movistar incluye en la factura un extra de 58 céntimos por este concepto a todos los clientes que no rechazaron expresamente seguir viendo el número llamante.

La decisión causó una gran polémica y no tardó en llegar a los tribunales. No obstante, tras muchas resoluciones de por medio, el Tribunal Supremo ha ratificado que la inclusión de este recargo es abusiva. Para el magistrado Francisco Marín este hecho «no suponía una simple modificación de las condiciones contractuales, sino la contratación de un servicio nuevo».

La identificación de llamadas de Movistar, un abuso ratificado

Es decir, para el consumidor esta cláusula no era equiparable a una subida de precio como la que ha llevado a cabo recientemente el operador en algunas modalidades de Fusión, sino la inclusión un servicio nuevo que no estaba presente en el contrato.

De este modo, el hecho de que Telefónica comenzara a cobrar por la identificación de llamadas se topa con dos artículos de la Ley para la Defensa de los Consumidores ya que, además, en el contrato de los clientes «debe constar de forma inequívoca su voluntad de contratar, o en su caso, poner fin al contrato».

El abuso ligado al cobro por la identificación de llamadas por parte de Movistar ha sido finalmente ratificado por un organismo jurisdiccional.

La anulación de la cláusula respalda la decisión de la Audiencia de Cantabria de hace tres años en la que también valoraba la decisión de Telefónica como una «imposición de un servicio oneroso no contratado«. Dicho argumento impugnaba entonces la resolución del juzgado de lo Mercantil número 1 de Santander, que no veía ningún exceso por parte de la compañía.

La propia Audiencia consideró por aquel entonces que Movistar no informó debidamente a sus clientes del cambio, y que debían de haber sido estos «quienes tendrían que haber dado su consentimiento de forma inequívoca«, dictamen que ha terminado ahora por ratificar el Tribunal Supremo.

Movistar y sus incondicionales seguidores

Encontrar cualquier grieta por la que sacar tajada se convierte en un caramelo para los operadores de telefonía. Los abusos y trampas que llevan a cabo las compañías telefónicas están a la orden del día. El movimiento de Movistar para cobrar por la identificación de llamadas tuvo su respuesta también por parte de sus competidores.

En 2015 Vodafone comenzó el año incluyendo el cobro 1 euro por este servicio, que hasta entonces se había ofertado como gratuito. Un precio por saber quién llama con el gran inconveniente que, como es habitual, siempre acaba repercutiendo en el bolsillo del consumidor.

Movistar se ha convertido a lo largo de los años en la hermana mayor que marca el camino.

Aun así, las trampas de los operadores suelen ser sancionadas por lo general. Buena cuenta de ello puede dar Movistar, que ha tenido que sacar la chequera recientemente para pagar varias multas impuestas por la Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC), encargada de evitar las prácticas ilícitas de los operadores.

Vía: El Mundo

Movistar piensa en el extranjero y añade un bono internacional por 6 euros

Vodafone Palomo: Yo llamo, yo lo abono

Categorías Movistar, Noticias

Sobre el autor

Comentarios

    Escribir un comentario