Las nuevas medidas entran en vigor el 20 de noviembre

Competencia facilitará los amagos de portabilidades móviles

El organismo regulador modifica las condiciones para que resulte más sencillo cambiar de opinión a la hora de abandonar un operador.

oferta exclusiva Movilonia.com: suscripción de Movistar+ Lite por 9,6€
deshojando una margarita

Muchos usuarios deciden cambiar de compañía telefónica o no como si estuvieran deshojando una margarita: «Me quiero ir. No me quiero ir. Me quiero ir…»

Algunas personas sienten una fluctuante dicotomía prácticamente en cualquier situación de sus vidas. Son indecisas por naturaleza y necesitan poder cambiar de opción. No solo eso. También quieren tener la certeza de que podrían regresar a la opinión anterior en caso de que fuera necesario.

Por supuesto una de estas circunstancias cambiantes es la tramitación de una portabilidad móvil. Una contraoferta del operador actual, descubrir que todavía no ha concluido el compromiso de permanencia (y dejar la compañía implica abonar una penalización) o el mero hecho de haberlo pensado mejor supone querer cancelar el trámite. Dependiendo de las empresas implicadas en el proceso no siempre resultaba sencillo a pesar del código de buenas prácticas que se acordó en 2014.

En pocos meses los usuarios podrán tomar una salida de emergencia de forma más segura.

De modo que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha decidido tomar cartas en el asunto para establecer nuevos compromisos en lo referente al proceso de cancelación de las portabilidades móviles.

Las medidas, tal y como señala el organismo regulador se incluirán dentro de la nueva especificación de portabilidad.

La transparencia llega a las portabilidades móviles

Esta actuación de la CNMC se debe a que, entre esas especificaciones, los operadores no estaban obligados a informar y facilitar las cancelaciones de las solicitudes de portabilidad.

«En todos los canales se deberá proporcionar una referencia identificativa unívoca de su solicitud de cancelación»

De este modo, Competencia busca unificar esas obligaciones de información en las portabilidades, por lo que incluye nuevas medidas que deben ser implementadas por los operadores antes del 20 de noviembre de este año.

Entre estas medidas se especifica que entre los datos personales requeridos para cancelar una portabilidad únicamente haya que indicar el documento de identidad (DNI, NIE o Pasaporte) con el que se tramitó la portabilidad.

Gracias a la nueva normativa de Competencia los usuarios podrán volver sobre sus pasos de forma más segura si quieren cancelar su portabilidad.

Además, para la tramitación de la portabilidad también será necesario avisar al usuario, ya sea por teléfono, en la tienda… del horario de atención de cada canal y el plazo de cancelación.

También hay que señalar que la cancelación de la portabilidad es gratuita. Y si el usuario tuviera que hacer frente a cualquier coste derivado del proceso (por ejemplo, los gastos del envío de la nueva tarjeta SIM), la compañía debe avisarlo previamente.

Así lo aclara la CNMC: «En todos los canales (tienda, atención telefónica, web) se deberá proporcionar al usuario una referencia identificativa unívoca de su solicitud de cancelación, donde conste la fecha y hora de la misma, con independencia del resultado de dicha tramitación».

Otra novedad es que, en caso de que el usuario quiera cancelar dentro del plazo, pero finalmente se lleve a cabo el cambio de compañía, podrá regresar sin que se le pueda cobrar por ello: «Si esta cancelación no se llegase a ejecutar habiéndola solicitado el usuario en plazo, éste podrá reclamar una portabilidad de retorno al anterior operador donante sin que se le apliquen penalizaciones de ningún tipo».

La marcha atrás más segura

La decisión de Competencia respalda a todos aquellos usuarios que en algún momento dado decidan cancelar su portabilidad a otro operador y facilita lo que popularmente se conoce como hacer un amago. Esta práctica consiste, básicamente, en pedir un cambio de operador con la intención de que mejore haga una propuesta que mejores las condiciones de la tarifa y/o subvencione un smartphone a cambio de no abandonar la compañía.

¿Una contraoferta? ¡Rápido, marcha atrás!

Esto podría tener un efecto contraproducente en caso de que los operadores decidan incrementar los gastos derivados por la gestión de una portabilidad. De cualquier forma, antes de que acabe 2017 los clientes podrán echar marcha atrás teniendo presente toda la información necesaria para recular si lo consideran oportuno.

Temas relacionados seleccionados por la redacción:

Competencia saca tarjeta amarilla a Movistar

La CNMC confirma la desregulación de los OMV

Orange se suma a la digitalización de autónomos y pequeños negocios

Orange pone en marcha Smart Security, su avance hacia el hogar inteligente

Categorías Noticias
Etiquetas: CNMC, portabilidades

Sobre el autor

Escribir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.