El auge del móvil, un factor determinante en su desaparición

Las cabinas telefónicas, una especie en peligro de extinción

Si el gobierno no lo evita su extinción total podría llegar en diciembre de 2016.

oferta de tarifa de fibra y móvil de Pepephone con regalo de Movilonia.com
¿Tendrán una segunda oportunidad en nuestro país estas reliquias de la telefonia?

¿Tendrán una segunda oportunidad en nuestro país estas reliquias de la telefonía?

29/11/2016.- Atrás quedan las 100.000 cabinas telefónicas que se repartían en el año 2000 a través de toda la geografía española. Toda tecnología es susceptible de caer en el olvido debido a las rápidas transformaciones que sacuden al sector y el smartphone, sin duda, ha llegado arrasando con todo. Un ejemplo de ello lo encontramos en el creciente desuso de los SMS en favor de las aplicaciones de mensajería instantánea pero también en estos museos callejeros que han ido cayendo en el olvido de calles y parques.

En la actualidad, sólo quedan alrededor de 25.820 cabinas cuyo futuro no parece muy alentador. ¿La fecha de su muerte? Diciembre de 2016. Ese es el momento límite en el que Telefónica está obligada a suministrar una oferta suficiente de teléfonos públicos de pago según el real decreto 424/2005, el cual más tarde sería modificado por el decreto 726/2011 para garantizar tal servicio.

Esta norma que obliga a que por cada 3.000 habitantes exista una cabina teléfonica en todas aquellas poblaciones medianas y grandes, aunque eso no ha evitado que desde el año 2012 su caída haya sido del 40%.

cabina telefónica

Darles un uso alternativo es una de las formas para aprovechar las cabinas telefónicas.

Pero, ¿qué pasará a finales de 2016? ¿Llegará su extinción completa? Continuando con esta tendencia no sería raro dejar de ver estas reliquias de la telefonía entre las calles a no ser que el gobierno decida intervenir e impedirlo.

Aun así, la realidad, por cruel que parezca, es de evidente abandono. Sólo se acude a las cabinas telefónicas por una urgencia o haberse olvidado el teléfono en casa. Sin embargo las nuevas generaciones, que llegan con un smartphone bajo el brazo, raramente verán a alguien descolgar el auricular en una cabina.

La vida de las cabinas telefónicas antes del móvil

William Gray es el padre de las cabinas telefónicas. Su idea de crear un servicio telefónico público le llevó a instalar en 1889 el primer aparato de este tipo en Hartford (Connecticut) con tal éxito que en los tres años posteriores se instalaron cerca de 80.000 más.

A Madrid no llegaron hasta 1928. Las primeras cabinas telefónicas de la capital se instalaron en el Viena Park, actual Florida Park, ubicado en el parque del Retiro, y en el bar Regio, hoy ya cerrado. Y no funcionaban con monedas, sino con fichas.

No fue hasta 1966 cuando comenzaron a asentarse por las calles de la ciudad las primeras que funcionaban con monedas llegando hasta la céntrica Puerta del Sol, donde todavía se puede encontrar el mayor número por metro cuadrado de estos aparatos. Eran otros tiempos y lo habitual era encontrarse con colas para poder hablar por teléfono.

¿Una segunda oportunidad para las cabinas telefónicas?

Su adiós parece cercano aunque la esperanza para seguir viendo cabinas telefónicas en las ciudades pasa por su transformación para otros usos. Por ejemplo, en Reino Unido las cabinas se han adaptado a los nuevos tiempos convirtiéndose en puntos para cargar smartphones. Se conocen como Solarbox, una idea respetuosa con el medioambiente y que ayudaría a aquellas personas a las que siempre les falta la batería a tener ese plus de vida que necesita su smartphone.

cabina telefónica Solarbox

Una mítica cabina londinense junto a una Solarbox, con techo solar.

En Japón, uno de los países punteros en tecnología móvil, las cabinas telefónicas también disfrutan de una segunda oportunidad, aunque con una utilidad meramente decorativa al haber sido convertidas en acuarios gigantes.

Por otro lado, la cruz llega desde países como Bélgica, donde su liquidación ya es una realidad.

¿Disfrutarán en nuestro país de una segunda vida o quedarán relegadas al recuerdo de la telefonía? Lo que es seguro es que el tiempo de las cabinas telefónicas, tal y como las concebimos en la actualidad, se está acabando. Aunque siempre nos quedará para el recuerdo La cabina, el claustrofóbico cortometraje de Antonio Mercero que protagonizó José Luis López Vázquez en 1972:

Fuente: El País

Temas relacionados seleccionados por la redacción:

¿Ha muerto la cabina telefónica? No, ahora es una obra de arte

Las cabinas de Londres también cargan móviles

Cabinas telefónicas de Oño en la próxima película de Mortadelo y Filemón

¿Qué hacemos con las cabinas telefónicas?

Vodafone presume de cobertura móvil

mejor cobertura móvil

La igualdad llega a Lowi: 4G en todas sus tarifas

Categorías Noticias
Etiquetas: cabina telefónica

Sobre el autor

Comentarios

    Escribir un comentario