¿Una rebajita de vergüenza? «¡Claro que no, guapi!».

Con la llegada de los smartphones, las aplicaciones se convirtieron en unas amigas inseparables. No todas consiguen ganarse un hueco en nuestro terminal, aunque cuando lo intentan de una forma ingeniosa lo tienen más fácil.

Twyp Cash: con la verdad por delante

Los pagos desde el móvil buscan poco a poco captar adeptos. Y una manera de lograrlo es contar con la ayuda de un rostro conocido que sea totalmente sincero.

Así es como Carmina Barrios, con toda la franqueza del mundo, promociona esta aplicación de ING Direct para hacer pagos entre particulares:

Line y nuestro peor enemigo: el autocorrector

La app de mensajería instantánea buscaba reforzar su posición en España y qué mejor que sacando a la luz uno de los grandes dramas del siglo XXI: el momento en el que el autocorrector juega una mala pasada.

Bajo este pretexto, Line emitió este anuncio y, de paso sacó una sonrisa a todos los que se sintieron identificados.

Chicfy: para mí, el spot más friki

En muchas ocasiones arriesgar es sinónimo de ganar. Buena cuenta de ello puedo dar Chicfy que logró una enorme notoriedad gracias a uno de los anuncios más frikis de los últimos tiempos.

La campaña consiguió catapultar a la compañía a la fama y dar mucho que hablar. «¡Claro que sí, guapi!»

Cuando haces Wallapop ya no hay stop

Bajo la misma tónica y un ¡súbelo, súbelo! incesante, la app de compraventa de productos usados entre particulares también ha dejado su huella en los anuncios de telefonía. Porque… «¿Qué vas a hacer con eso si no lo usas?».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad